Chambre d'amour Malandain / Cabalette


La Chambre d’amour es una gruta legendaria de la Costa Vasca donde hace tiempo murieron dos amantes. Situado en la ladera del un acantilado, este vientre fecundado por el océano esconde todo tipo de misterios relacionados con la vida y la muerte.

La historia les dio los nombres de Ura y Ederra (agua y belleza en Euskera). Estaban refugiados en la gruta, entregados al amor, cuando fueron sorprendidos por la pleamar. Por la mañana, sus cuerpos entrelazados fueron encontrados sobre la arena. Al morir, Ura y Ederra se unen al elenco de amantes de la literatura cuya felicidad amorosa es interrumpida por el destino: Romeo y Julieta, Otelo y Desdémona, etc. Todos ellos resuenan en la Chambre d’amour.

Me gusta pensar que el origen de esos destinos rotos es el mito de la Creación. Cuando Adán y Eva comen el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, se ven obligados a abandonar la unidad del Paraíso. Despojados de la vida eterna, entran en el mundo dualista de la materia. Un mundo que, condicionado por el tiempo, evolucionará al ritmo de la vida y la muerte.

¿Será entonces el amor una búsqueda nostálgica de la unidad perdida? Se dice que el amor de nuestros amantes perdura después de la muerte. ¿Acaso serán las tinieblas sólo un paso, la noche de un sol que amanece cada mañana en la estancia del amor?

Thierry Malandain


Creada el 13 de mayo de 2000

En la Gare du Midi de Biarritz

 

Música Peio Çabalette

Coreografía Thierry Malandain

Decorado y vestuario Jorge Gallardo

Diseño de iluminación Jean-Claude Asquié

 

Coproducción Théâtre de Saint-Quentin en Yvelines Scène Nationale, Esplanade de Saint-Etienne, Orquesta Regional Bayona – Costa Vasca, Biarritz Culture, Diputación Foral de Gipuzkoa, Malandain Ballet Biarritz

 

Duración integral de la obra 60’

Ballet para 14 bailarines

 

Artistas coreográficos Giuseppe Chiavaro, Mikel Irurzun del Castillo, Isaías Jauregui, Olivier Jedrasiak, Lyane Lamourelle, Cyril Lot, Carole Philipp, Adriana Pous Ojeda, Magali Praud, Christophe Romero, Luisa Sancho Escanero, Thierry Taboni, Brigitte Valverde, Nathalie Verspecht

 

Realización del vídeo Georges Flores


documento (pdf) Disponible en breve


" […] "El espectáculo es abstracto y se sitúa más en el nivel temático que en el narrativo. Es una parábola del Paraíso perdido, de la caída y el retorno a la eternidad", explica Thierry Malandain. […] "El espíritu de esta producción es reconciliarse con la tradición del ballet usando una partitura original", afirma Malandain sobre su primera colaboración con un compositor.»

Danser n°188, Jacky Pailley, mayo de 2000 (sección «Avances»)

"[…] Se pasa perfectamente del sólo al paso a dos, a momentos grupales de la compañía con una fluidez admirable y, a mi parecer, los mayores éxitos coreográficos reposan sobre movimientos grupales con todos los bailarines en escena, en diagonal, en grupos simétricos o asimétricos, realmente impresionantes. Y todo ello dejando espacio para manifestaciones individuales. […] En su conjunto, es un trabajo de gran calidad. Quizás le falte un punto de madurez para llegar a la categoría máxima.»

, Carlos Gil

"[…] Esta vieja leyenda ha inspirado a Thierry Malandain, el coreógrafo neoclásico francés más apasionado por la música, una meditación sobre los destinos amorosos trágicos. […]»

Ballet Tanz, Thomas Hahn

"[…] Basándose en una partitura original y de gran colorido de Peio Çabalette, que no oculta su admiración por Maurice Ravel, Malandain firma una hermosa obra en la que la marea nunca termina de arrastrar cuerpos rotos y de construir leyendas.»

Danser n°190, J. C. Diénis, julio-agosto de 2000 (sección «Escena – cuentas rendidas»)

"Esta creación biarrota tan esperada es, ante todo, un encuentro: el del coreógrafo Thierry Malandain y el compositor vasco Peio Çabalette. […] Es tentador para Thierry Malandain rendir homenaje a Biarritz, donde dirige el último CCN creado en 1998, y al mismo tiempo trabajar el tema de la pareja, su unidad, su trascendencia, sus oposiciones y su complementariedad. […] Ha huido de la vía narrativa y ha construido, con una partitura de una gran riqueza sonora pero también de una complejidad sorprendente, una obra de abstracción límpida donde los grupos alternan con las parejas en una sucesión de "momentos" fluidos, coloreados por la intensidad del gesto, por la significación dramática de las relaciones de pareja, por la colisión o el abandono de los cuerpos. De esta forma, se sugieren todas las tensiones y los tormentos humanos, en simbiosis con la dramaturgia musical muy contrastada de Peio Çabalette, que crea un espacio sonoro con pinceladas de poesía, fluidez, potencia y dolor. […] Cada uno destila con sensibilidad e inteligencia los matices y la progresión del drama. ¡Cuanta emoción, cuánta maestría! Nada de condescendencia narrativa por parte del coreógrafo. Sólo el gesto adecuado permite a cada uno "alimentar" a su personaje por fases, y el conjunto de la compañía desempeña un poco el papel del coro griego en las tragedias antiguas. […] Thierry Malandain esmalta su coreografía con portés audaces o lúdicos, de encadenamientos inesperados pero siempre psicológicamente adecuados, donde los gestos, los cuerpos, las miradas, las sonrisas cincelan la esencia misma de una felicidad sacrificada por la violencia. […] Con la Chambre d’Amour Thierry Malandain firma, tras 16 años de fructífera creatividad, una obra ambiciosa y original cuyo éxito sitúa al coreógrafo francés al mismo nivel de un Kylian, y muy por encima de otros nombres más mediáticos. Con esta obra, la compañía Ballet Biarritz alcanza una nueva dimensión. No le faltan los proyectos. […] »

Danse, Sylvia Chaban